Cajalata

Hablando con una amiga el otro día, intentaba explicarle porqué me resulta tan difícil deshacerme de los objetos. Para mí los objetos, no son sólo objetos,  sino  el vínculo, o mejor dicho la llave que abre pequeñas puertas de mi pasado. Así empecé a explicarle porque, por ejemplo, me resulta difícil tirar la caja que veis en esta foto. Hace años vivía cerca de donde vivo ahora pero aun así hay 3 o 4 paradas de autobús. Cuando vivía en la Plaza iba a menudo a comprar pipas a una pequeña tiendecilla que pertenecía (y creo que aun pertenece) a un hombre de una cierta edad que andaba con muletas debido a la polio. Era amable e inteligente y a menudo conversabamos sobre diferentes temas. Cuando me cambié de casa y sobrecargada de trabajo como estaba, me resultaba difícil acercarme hasta ahí pero aun así, y como el mercado está cerca, lo hacía cuando me era posible. El charlaba conmigo como antes y luego se ofrecía para llevarme a casa en su coche, cosa que a mi me parecía muy considerada de su parte dada la dificultad de su situación. Hace tiempo que no le veo, el tiempo es un bien escaso en este mundo en el que vivimos pero le agradezco enormemente su amabilidad. Cada vez que veo esa cajalata que era una de las cajas donde le enviaban las pipas, o las golosinas y que un día me dió, le veo a él y recuerdo esta historia.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Historias de Objetos

4 Respuestas a “Cajalata

  1. sara

    Qué bonito…

  2. María Reyes Arias González

    Me ha gustado y me ha hecho traer a mi memoria recuerdos de mi vida. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s