I y el Horno de Pan

El dibujo que I me envió en su carta.

El dibujo que I me envió en su carta.

Este dibujo me lo envió en una carta una amiga que tuve cuando era pequeña, mi amiga I. Mis tíos abuelos, creo que se dice así, tenían una panadería en Mollerussa un pueblo de Lleida (Lérida). Allí pase si no recuerdo mal por lo menos dos veranos, puede que fueran más, pero los tiempos están un poco confusos en mi mente. Debía tener unos siete años aproximadamente y me encantaba ir allí a pasar las vacaciones. Mi tía V y mi tío A tenían en la planta baja, en la parte de atrás de la tienda, un  local con un enorme horno de los de antes, ocupaba toda una pared y había mucho espacio. A pesar de ser un lugar algo oscuro, lo recuerdo como  caliente y acogedor.  Recuerdo que este espacio estaba conectado con otra zona donde había máquinas para hacer la masa del pan y mesas con enormes planchas de madera donde se daba forma a la masa haciendo barras de pan y bollos de todo tipo. Era tan divertido, me encantaba que me dejaran amasar y crear formas curiosas con la masa, era como plastilina pero mejor, más suave y manejable. El problema era que ellos trabajaban por la noche y yo tenía que ir a dormir, eso me fastidiaba un montón. El viernes era mi día favorito, se hacía el pan por la tarde y era entonces cuando me dejaban participar. Había un montón de gatos en aquel horno, para evitar los ratones claro, y yo disfrutaba muchísimo con todos ellos, sobre todo con los pequeños, era fabuloso. Había también una misteriosa habitación en el sótano donde se guardaba la levadura, que tenía ese peculiar olor difícil de describir pero que te penetra hasta el estomago, me encanta ese olor y cuando mi amigos N y F hacen pan en su casa y lo huelo, me vienen todos estos recuerdos. La panadería era divertida también y así como mi tío A se encargaba del horno, mi tía V lo hacía de la panadería. Allí venían las mujeres del pueblo y a menudo mi tía me dejaba ayudarle cobrando a las señoras que conmigo siempre eran amables y tenían bastante paciencia, era como jugar a las tiendas pero con dinero de verdad. Mi amiga I vivía en el piso que estaba justo encima de la panadería,  debajo del de mis tíos y tenía mi edad. Me gustaba mucho jugar con ella, íbamos a jugar a un sitio que no recuerdo si estaba cerca o era parte del edificio o qué pero que tenía mucho espacio y columnas. Tenía un techo pero estaba abierto al exterior por uno de los lados y había algunos muebles viejos y sobre todo mucho espacio para jugar. Allí pasábamos horas jugando a todo tipo de juegos y haciendo colonia de violetas con las flores que habíamos recogido cuando nos llevaban de paseo por el campo. No recuerdo muy bien la cara de I, pero creo que alguien de la familia, no sé quién me dijo que había muerto, si es cierto es muy triste porque creo que murió bastante joven . Mis tíos V y A murieron  también. Esta pequeña parte de mi historia que el dibujo hecho por I trajo a mi memoria se quedó en mi cerebro , aunque no debe ser tan pequeña cuando cada vez que huelo pan recién hecho me acuerdo de mis queridos tíos y su fabuloso horno donde lo pasé tan bien cuando era una niña jugando con I.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Historias de Papeles

6 Respuestas a “I y el Horno de Pan

  1. carlos carresi

    Que bonito , estoy muy orgulloso de ti,,Besos.

    • Muchas gracias, no sabes cuánto me animas con este comentario, te seguire enviando historias, tengo tantas en mi cabeza…Me gustaría publicar más pero tengo poco tiempo. En fin, poco a poco. Muchos besos.

  2. María Reyes Arias González

    Me alegro de seguir leyendo historias como esta y me gustaría que les pusieras nombres aunque sean ficticios. Me recuerdan historias de mi enfancia. Enhorabuena valiente!!!!!!!

    • Gracias amigueta (es una palabra cariñosa en catalán). Me alegra un montón que te gusten y me anima a continuar. En cuanto al tema de las iniciales no sé por qué pero me gusta así porque crea un cierto misterio y cada uno se puede imaginar un nombre distinto. Aun así lo pensaré. Un beso

  3. Ahora quiero pan! Me ha gustado mucho esta historia. Estoy de acuerdo con María Reyes en que sería bueno ponerle nombres aunque sea ficticios a los personajes, harían más cálida la lectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s