Archivo de la etiqueta: actriz

QUINQUI STARS y mi historia con María Reyes y Juanvi

Preestreno de Quinqui Stars (Dirigida por Juan Vicente Córdoba)-Madrid 2018 – photo by marina carresi

El jueves pasado me invitaron al preestreno de Quinqui Stars (2018). El director de cine Juan Vicente Córdoba y María Reyes Arias como coguionista y ayudante en la dirección de actores, nos embarcan en un viaje donde el pasado y el presente se encuentran para mostrarnos una juventud que vive en precario. Pero Quinqui Stars es mucho más, ya que de una forma novedosa, el “alter ego” de su director, El Coleta nos va relatando la historia del cine de quinquis en forma documental a la vez que observamos sus propias vivencias y dificultades para llevar a cabo su proyecto y salir adelante con su familia. Visualmente la alternancia de una imagen puramente poética  que refleja el amor al cine con una imagen periodística y a veces descarnada funciona muy bien. La música trap encaja a la perfección y nos acerca a esa juventud desencantada que lucha por sobrevivir. El tema musical principal de la película lo interpreta su protagonista el músico y actor, (fantástico, para ser su primera película) El Coleta.

De izq a dcha – Marina Carresi-Maria Reyes Arias-Juan Vicente Córdoba photo by Nicholas Franklin

Quinqui Stars es un experimento hecho con mucho cariño y maestría y sé porque lo digo. Conozco a Maria Reyes  y a Juanvi desde hace muchos años y cuando digo muchos, me refiero a más de veinte. A ella la conocí cuando éramos dos jóvenes actrices llenas de sueños. Aunque por entonces ya sabíamos lo difícil que era salir adelante dentro del mundo del cine.

(De izq a dcha) Juan Vicente Córdoba – Marina Carresi – Nicholas Franklin photo by Maria Reyes Arias

A Juanvi le conocí un poco más tarde, más o menos en la época de las fotos que he encontrado recientemente y que veis aquí. De hecho Nick (mi marido) y yo acompañamos a Juanvi y Maria Reyes porque Juanvi estaba buscando una localización para algún proyecto.

(De izq a dcha) Maria Reyes Arias-Juan Vicente Córdoba- Marina Carresi photo by Nicholas Franklin

María Reyes y yo fuimos avanzando, poco a poco, ella más en el cine y yo en televisión y en teatro. Más adelante empecé a dirigir teatro y tras un pequeño éxito con la obra No…noticias (en la que ponía la música la ahora célebre cantante Bebe) dirigí a María Reyes en una obra en la que protagonizaba varios monólogos titulada Mujer, qué me vas a contar! Ella vino a sustituir a otra actriz y compañera, Inma Isla. Los textos eran de Ana Lozano y la música estaba a cargo de un guitarrista americano amante del flamenco, Nathan Burkiewicz. Como se ve en el cartel ella interpretaba a varias mujeres muy diferentes y lo pasamos muy bien trabajando juntas.

Mujer, qué me vas a contar – 2003 Sala Triángulo

María Reyes seguía su carrera como actriz, de hecho nunca la ha dejado, pero empezó también a colaborar con Juan Vicente Córdoba como guionista y en la dirección de actores hasta que le llegó la oportunidad de llevar a cabo un proyecto propio. Su corto Una Caja de Botones escrito y dirigido por ella y con la estupenda producción de  Juanvi  ganó el Goya  al mejor cortometraje de ficción en el año 2011. Quizá no soy muy objetiva pero me parece una historia preciosa y si hubieran estado en Francia o Inglaterra habrían tenido montones de proyectos sobre la mesa pero “Spain is Different”. Después de seis años pudo estrenar su corto Ensayo de vida (2017) en el que además del escribir el guión y dirigirlo, también es la protagonista. Por supuesto haciendo equipo con Juan Vicente Córdoba que se encargó de la producción. El compromiso social y la vulnerabilidad en la infancia están muy presentes en ambos trabajos.

María Reyes Arias en el preestreno de Quinqui Stars (2018)                                

De la carrera de Juan Vicente Córdoba se ha hablado en muchos artículos y no me voy a extender pero si quiero reconocerle un enorme interés por el ser humano y sobre todo por la gente de los barrios marginales. Ha trabajado como director, productor y guionista. Aparte de Quinqui Stars  me gusta especialmente su película Aunque tú no lo sepas (2000) basada en un relato de una escritora a la que admiro mucho, Almudena Grandes. Me encanta su corto Cabezas Habladoras (2017) por el que recibió el Goya al mejor cortometraje en el 2016 (y en el que participó mi hermano Alejandro).

Maria Reyes Arias y Marina Carresi foto hecha por la directora de cine Laura Rodriguez – Preestreno de Quinqui Stars 29 Noviembre 2018

Puede que no sea imparcial porque son mis amigos, pero las críticas que hablan de Quinqui Stars han sido muy buenas. Los dos hacen un equipo fabuloso, son trabajadores incansables y sus historias emocionan y hablan de las cosas que importan. Qué más se puede pedir.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Eventos y opiniones

La actriz que vivía en las nubes

Nuria Carresi y Marina Carresi – Recorte de prensa

Hubo una época en mi vida en la que iba a castings. Castings, casting y más castings.

En la calle Pizarro había una escuela de baile con preciosas salas llenas paredes con espejos y suelo de parquet y olor a madera. Esas salas las alquilaba TVE para que los actores de los Estudios 1, novelas y otras producciones, pudieran ensayar. Cuando era pequeña acompañaba a mi madre y me empapaba de toda esa cultura que luego aparecería mágicamente en  esos primeros aparatos de televisión en todos los hogares españoles en los años 60 -70. Me encantaban esas habitaciones enormes y los actores, que primero sentados en un círculo en el centro de la enorme sala y luego de pie incorporando algunos movimientos e intenciones, iban convirtiendo las palabras escritas en un guión, en algo vivo y lleno de emoción. Las bailarinas correteaban por los pasillos con sus tutus y sus zapatillas de baile y se respiraba creatividad y excitación por todas partes. Allí había un personaje que era como el guardián de las llaves del castillo que organizaba las salas y tenía todo bajo control, Rufino. Rufino era amable y peculiar, no era alto pero  era muy robusto. Debía tener entre treinta tantos y uno de sus ojos estaba medio cerrado, siempre estaba alegre y en sus horas libres se dedicaba a la carpintería. De hecho, recuerdo que en algún momento hizo una librería para mis padres e imagino que no sería la única. Me encantaba ir a las salas de ensayo de la calle Pizarro.

Marina Carresi – Texto Javier del Castillo – Foto Angel de la Rica

Años más tarde cuando decidí ser actriz también estuve ensayando allí y en cierta forma era como estar en casa. Un día me enteré de que había un casting en Pizarro y fui allí llena de optimismo, al fin y al cabo estaba como en mi casa, aunque claro estaba muy nerviosa cosa que solía ocurrirme cada vez que iba a un casting. La prueba era para un programa juvenil y  llegué algo tarde. Parecía que ya no había nadie pero al final conseguí encontrar a una persona que estaba dispuesta a escucharme y darme la soñada oportunidad. Le explique quien era y que estaba dispuesta a trabajar duro y no sé cuantas cosas más. Me dijo si podría hacerme unas fotos, yo dije que por supuesto aunque me pareció algo curioso pero no totalmente ya que muchas veces te hacen fotos cuando vas a un casting. Salimos a la calle y me hizo unas fotos, no recuerdo si fue la persona con la que estuve hablando o si había algún fotógrafo. En fin, cuando terminamos le pregunté si me avisarían tanto si me elegían como si no y me miró con extrañeza – ¿Si te elegimos para qué? – yo empecé a ponerme un poco nerviosa. – Pues para el programa o para hacer más pruebas – El hombre sonrió, creo que no se puso a reír a carcajadas para no humillarme. Marina, me dijo, soy un periodista y estoy haciendo un reportaje sobre las chicas que os presentáis a este casting. Me quedé sin saber qué decir, me sentí francamente estúpida. Por descontado os podéis imaginar que no hice la prueba, la gente que hizo el casting ni siquiera se enteró de que había estado ahí. Al final eligieron a Miriam Díaz Aroca que se hizo bastante famosa, merecidamente, lo hacía muy bien. El reportaje que me hicieron lo conservo y es muy gracioso si lo leéis comprobaréis cómo a pesar de mi inocencia pasmosa y mi desastrosa organización del tiempo saqué algo positivo ya que el reportaje salió en varios dominicales y ahí estaba yo intentando salir adelante en mi incipiente carrera como actriz.

Marina Carresi – Texto Javier del Castillo – Foto Angel de la Rica

Deja un comentario

Archivado bajo Historias de Fotos, Marina Carresi actriz

Actrices y Acoso Sexual en 1994

Marina Carresi 1994

A principios de los 90, poco después de que se creara la Unión de actores, me apunté a la comisión de la Mujer porque me parecía que la forma en que se trataba a las actrices no era ni mucho menos igualitaria. Me pidieron que escribiera un artículo sobre el acoso sexual (artículo que incluyo abajo por si a alguien le puede interesar) para la revista de la Unión de Actores (revista nº27. Abril – Mayo 1994).

Mi experiencia en la comisión no fue muy fructífera, de hecho en una de las reuniones con otras compañeras mi asombro fue mayúsculo cuando una de ellas, sin el menor sonrojo, declaró que en realidad las actrices no teníamos muchos problemas por el hecho de ser mujeres, cuando era un secreto a voces que conseguir papeles protagonistas a cambio de sexo era una práctica generalizada. El otro momento glorioso que me hizo abandonar definitivamente la comisión de la mujer fue cuando en un congreso que se celebró en la Casa de América se repartieron las salas donde se iban a celebrar las reuniones de las comisiones. Por alguna razón inexplicable la reunión de la comisión de asuntos europeos y la comisión de la mujer se celebraban juntas a la misma hora y en la misma sala. Recuerdo que era justo antes de comer porque después de haberse debatido todos los asuntos referentes a los actores y actrices en Europa el presidente de la mesa dijo: bueno pues ya podemos ir a comer. Atónita, una vez más, levante la mano y pregunté: ¿es que no vamos a tratar el tema de las mujeres? Así que durante unos diez minutos unos actores y actrices hambrientos interpretamos la farsa de que este era un tema de importancia.

Hace tanto tiempo, 29 años, que realmente no me acuerdo de los detalles pero lo que sí recuerdo es mi frustración. No estoy culpando al sindicato de la Unión de Actores que es un sindicato fundamental y ha ayudado a mucha gente para que se respetaran sus derechos como trabajadores, lo que realmente me impresiona es que hayamos llegado hasta el 2018 para que unas actrices en EEUU hayan empezado a denunciar la situación del acoso en el trabajo y en España se esté empezando a hablar y a denunciar este tema. Leo el artículo ahora y me parece estar en un dèjá vu porque veo que en la sociedad realmente casi  nada ha cambiado. Me gustaría ser optimista pero dadas las cifras de mujeres asesinadas, mujeres que han perdido sus puestos de trabajo, mujeres que no pueden ascender por el techo de cristal, y eso en el los países democráticos porque del resto del mundo mejor no hablar, mi optimismo respecto a la situación de la mujer está bajo mínimos. No sé, será que con la edad los muros de granito no me dejan ver el bosque.

Revista Unión de Actores nº27. Abril – Mayo 1994 – Artículo escrito por Marina Carresi

Revista Unión de Actores nº27. Abril – Mayo 1994 – Artículo escrito por Marina Carresi (2)

 

Deja un comentario

Archivado bajo Política de género

Cuando te Fuiste

 

Una jovencísima Nuria Carresi. Yo era pequeña cuando se hizo esta foto.

Cuando te fuiste

caí en un mar sin fondo,

donde el dolor y la culpa

como plantas agotadas,

luchaban impasibles

por un rayo de sol.

 

Cuando te fuiste

un trozo de mi ser

se perdió para siempre,

atrapado en el silencio

de un baúl vacio

y un armario hueco.

 

Nos hundimos,

cuando te fuiste;

pequeños barcos

sin luz y a la deriva

vagando en el lodo

de la melancolía.

 

Cuando te fuiste

aparté tu recuerdo,

lo enjaule en mi mente

como se enjaula a un lobo

que triste y frenético

aúlla a la luna.

 

Te perdí cuando te fuiste

pero a veces oigo

tu risa de niña

obligada a crecer

entre el dolor y el hambre

de una España negra.

 

Eras nuestra alma,

 la pieza central

de un puzle dislocado.

Arañando la alegría,

de ese cielo azul

que tanto amabas.

 

Ahora lo sé,

un poco de ti

vive en todos nosotros;

tu dulzura,

ese fue tu regalo

cuando te fuiste.

 

Dedicado a mi madre Nuria Carresi (1940-1999)

Noviembre 2017

1 comentario

Archivado bajo Poemas

Mi Foto con Sara Montiel o Jarrapellejos Mon Amour

Sara Montiel y yo en el centro. Fotografía por Lola Heras

Sara Montiel y yo en el centro. Fotografía por Lola Heras

Conocí a Sara Montiel cuando vino a casa para charlar con mi padrastro Pedro Amalio López de un programa que él iba a dirigir y en el que ella iba a ser la protagonista. Me pareció una persona cercana y agradable. El personaje con el que solía aparecer en televisión era eso, un personaje. María Antonia vestía muy informal y cómoda, sacó uno de sus puros y se lo fumó en el salón mientras charlaba amigablemente con mis hermanos y conmigo preguntándonos lo qué hacíamos, qué estudiábamos y lo que nos gustaba.

Finalmente el programa  lo dirigió otro realizador y no volví a ver a Sara en bastante tiempo. Mientras tanto, yo seguía en mi lucha para ser actriz y fui seleccionada para hacer un pequeño papel en la película “Jarrapellejos” (1988) dirigida por Antonio Giménez Rico. La película estaba basada en una novela de Felipe Trigo escrita en 1914. Bueno, estaba y sigue estando porque se puede encontrar en DVD o en internet. La historia tiene lugar en un pueblo de España donde un horrible cacique interpretado magistralmente por Antonio Ferrandis (nada que ver con su adorable personaje de Chanquete) tiene un control absoluto sobre la vida de sus habitantes. Las mujeres salen especialmente perjudicadas, pero no voy a contar la película por si alguien quiere verla. Es una buena película.

Tiempo después, justo acababa de independizarme y sin saber muy bien qué iba a ser de mi futuro, me invitaron a la Premiere de cine que se organizaba en Mallorca y en la que iba a estar presente una representación de la película Jarrapellejos. El director y algunos de los actores, junto con otros de los premiados, fuimos en un pequeño avión particular desde Madrid.  Estábamos alojados en un hotel, cuyo nombre no recuerdo, en el cual nos agasajaron con todo tipo de delicias culinarias y nos trataron estupendamente; el único problema era que, al ser invierno, en las habitaciones hacía un frío de mil demonios y yo con mis 48 kilos que pesaba por aquel entonces, tuve que prepararme un baño caliente y quedarme ahí hasta la hora de la entrega de premios. Cuando llegamos al lugar del evento vi que estaba Sara Montiel y la salude con la mano. Alguien estaba viendo la escena y se me acercó. Era la tía de Dámaris, una vecina y amiga de mi hermana en aquella época.

-Hola Marina, soy Lola la tía de Dámaris y estoy haciendo las fotos de la Premiere (creo que la revista para la que trabajaba, que es la que sale en la foto, era Diez Minutos) ¿Conoces a Sara Montiel?

Yo estaba un poco sorprendida, siempre he sido muy despistada y en ese momento no sabía muy bien qué decir. De hecho no tenía idea de que la tía de Dámaris era fotógrafa.

  • Sí, bueno, un poco pero…

No me dio tiempo a decir nada más, me llevó hasta donde estaba Sara Montiel y le preguntó: ¿puedo hacerte una foto con Marina Carresi? Sara, amablemente, contestó que no faltaba más. Puso su mano sobre mi hombro, como podéis ver en la foto. Cuando una está intentando ser actriz, ese tipo de gesto, no tiene precio. Pero si no hubiera estado ahí Lola Heras, la fotógrafa, nunca hubiera sucedido. A veces el destino se comporta de forma caprichosa y nos da agradables sorpresas.

En mi personaje de una joven de la Joya, en Jarrapellejos.

En mi personaje de una joven de la Joya, en Jarrapellejos.

Para terminar este relato de coincidencias o juegos malabares del destino cuando conocí a Nick J Franklin, que se convertiría en mi marido, le comenté que había participado en la película Jarrapellejos. El entonces casi no hablaba español pero de pronto desapareció y volvió con  una revista bastante extensa cuyo título era Official Programme del 32nd London Film Festival, se puso a buscar entre las páginas. Yo le miraba asombrada sin saber qué estaba pasando. Al llegar a  la página 95 me dijo ¿Is this the film you performed in? (¿es esta la película donde actuabas?) y ahí, en la página 95 estaba yo, en una foto coral de la película. El, en Londres, ya me había visto un año antes de conocerme. La vida ¿no es increíble?

Febrero 2017

Deja un comentario

Archivado bajo Historias de Fotos, Marina Carresi actriz

La Actriz

 

En la habitación de hotel

el alma llora

arrancada de si misma,

doliente,

en ese lugar oscuro

que tan bien conoce.

Painted by Edward Hopper (Summer Interior)

Painted by Edward Hopper (Summer Interior)

Lejos de las luces y

el aplauso,

con el frío en los huesos

quitada la mascara

la soledad no engaña,

espera ahí, al acecho.

Nada tan frío

como una cama vacía

de un hotel de verano,

en noviembre.

marina carresi (2008)

8 comentarios

Archivado bajo Poemas

Cajajoyero.

Cajajoyero

Cajajoyero

Esta caja perteneció a mi madre y cuando ella murió una de mis obsesiones era quedármela. Cuando iba de camino a casa de mis padres no dejaba de pensar en que hueco iba a quedar vacío en mi alma si por cualquier razón hubiera desaparecido. Esta caja en su momento fue un pequeño joyero donde mi madre ponía algunos de sus abalorios, realmente no eran joyas sino broches con cristales brillantes de colores, colgantes variados alguna medalla y algún colgante o anillo que le habían regalado tras su participación en algún programa de televisión novela o teatro en los que había actuado. Como ya dije en mi introducción mi madre era actriz y llegó a ser bastante famosa en España ya que no paraba de trabajar en televisión y teatro y hay que tener en cuenta que por aquella época los años 60 – 70 solo había un canal de televisión. Pero en fin, como iba diciendo. No podía pasar mucho tiempo con ella pero cuando lo hacía me encantaba sentarme en la cama mientras la veía moverse sin parar arreglando cajones o cambiando cosas de sitio (yo he heredado esa peculiar inquietud) y le pedía una y otra vez que me contara las historias de esas “joyas” mientras miraba embelesada su juvenil belleza. Esta, para mi, preciosa caja de tela con sus dos pájaros de tonos marrones, rojos y verdes que construyen un nido representa de alguna manera a mi madre y su origen humilde. No sé exactamente cuantos años puede tener, pero este es un objeto valioso para mi y no entra en la categoría de los objetos de los que me voy a desprender.

4 comentarios

Archivado bajo Historias de Objetos