Archivo de la etiqueta: fuego

Fuego de Vida y Muerte

Galicia se quema. Vuelvo a publicar esto por si alguien lo lee, por si alguien se da cuenta de lo que está pasando. Por si alguien cree que hay que hacer algo antes de que nos quedemos sin país, ese país que parece importar tanto pero que nadie de los que están al mando cuida como debería.

marinacarresi

Photo by USMC-090603-M-2016L-006

El fuego trajo la civilización, nos ayudó a convertirnos en lo que somos hoy. Dejamos de pasar frio, de comer carne cruda y nos ayudó a espantar a los peligrosos animales que nos devoraban. Gracias al fuego empezó el arte en las cuevas y su hipnótica magia dio lugar, posiblemente, al origen del sentimiento religioso. Nos dio luz para que pudiéramos sobrevivir y evolucionar. Todavía existen religiones como la de los Parsis que lo veneran. Siempre me pregunto cómo es posible que herramientas que son tan útiles para que nuestra vida sea mejor, se conviertan en un motivo de destrucción tan letal. El fuego sigue siendo un poder muy útil, pero al mismo tiempo conserva su aspecto sobrenatural ya que es una fuerza de la naturaleza que a duras penas podemos controlar.

Recientemente hemos visto como en Londres ardía la torre Grenfell, en un tiempo record, llevándose…

Ver la entrada original 641 palabras más

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Fuego de Vida y Muerte

Photo by USMC-090603-M-2016L-006

El fuego trajo la civilización, nos ayudó a convertirnos en lo que somos hoy. Dejamos de pasar frio, de comer carne cruda y nos ayudó a espantar a los peligrosos animales que nos devoraban. Gracias al fuego empezó el arte en las cuevas y su hipnótica magia dio lugar, posiblemente, al origen del sentimiento religioso. Nos dio luz para que pudiéramos sobrevivir y evolucionar. Todavía existen religiones como la de los Parsis que lo veneran. Siempre me pregunto cómo es posible que herramientas que son tan útiles para que nuestra vida sea mejor, se conviertan en un motivo de destrucción tan letal. El fuego sigue siendo un poder muy útil, pero al mismo tiempo conserva su aspecto sobrenatural ya que es una fuerza de la naturaleza que a duras penas podemos controlar.

Recientemente hemos visto como en Londres ardía la torre Grenfell, en un tiempo record, llevándose un montón de vidas por delante. También hemos visto en unas imágenes devastadoras de como en Portugal han muerto atrapadas en la carretera personas que horas antes estaban llenas de vida y de futuro. En Andalucía, en las cercanías del Parque Nacional de Doñana,  han tenido que desalojar hasta ahora a más de dos mil de personas. Han podido salvar a algunos animales pero no sabemos cuántos pueden haber perecido. Lo que ya se sabe es que uno de los pocos linces que quedaban, ha muerto a causa del estrés cuando intentaban rescatarle. No se sabe más ya que el incendio todavía está activo.

Esta situación me hace plantearme varias preguntas, la primera es ¿qué diablos nos pasa a los humanos? Dijeron hoy en las noticias que el 95% de los incendios son provocados por las personas, intencionadamente o por descuido. No hay que ser muy inteligente para darse cuenta que con el cambio climático, cuyas terribles consecuencias son imprevisibles, las temperaturas van a aumentar más todavía creando una sequía sin precedentes y aumentando el riesgo de incendios de forma considerable. Pero aun así no dejamos de votar a políticos que creen que el cambio climático no existe o a otros que por fin se ha dado cuenta de que existe, pero que les da igual porque sus políticas han destruido la posibilidad de abastecernos de energía solar, que haría que las emisiones de CO2 bajaran y por lo tanto el calentamiento global disminuyera.

Así que me pregunto ¿hasta cuándo vamos a votar a gente que destruye nuestro planeta? ¿Cuándo vamos a hacer una relación entre los políticos que votamos y sus políticas que facilitan que estemos llegando a temperaturas de 45ºC en junio?  ¿A qué estamos esperando para darnos cuenta del peligro para nuestras vidas y las de nuestros hijos?

Por otra parte pienso que los seres humanos en general somos maravillosos y cuando hay una catástrofe como en Londres, ayudamos con todo lo que podemos materialmente y espiritualmente. Lo que no entiendo es de dónde salen las personas que provocan un incendio. Hace poco me enteré que cuando en Seseña (Toledo) se quemaron cerca de 90.000 toneladas de neumáticos poniendo en peligro la vida de todas las personas que vivían en las urbanizaciones colindantes, todo fue por una venganza. ¿Dónde está la empatía en seres humanos que son capaces de poner en riesgo la vida de cientos de personas por una venganza personal? ¿Dónde está la empatía, o mejor dicho el cerebro, de alguien que se pone a quemar rastrojos sin tomar precauciones, para  que el fuego no se extienda y no quede la más mínima chispa cuando abandona el lugar? Por no hablar de los que queman el monte para sacar beneficio, sin pensar en las vidas que pueden estar poniendo en juego y todos los pobres animalillos que mueren abrasados por su avaricia. Luego están los excursionistas que a lo mejor tienen su casa brillante como “los chorros del oro” pero en el campo, que es la casa de todos tiran botellas que pueden provocar un incendio en un suspiro.

by NARA 515437

¿Tiene todo esto solución? Creo que sí.

  1. Votemos a partidos que promueven energías limpias y empecemos a relacionar a quienes votamos con lo que pasa después.
  2. Cambiemos las leyes para que los especuladores no se puedan aprovechar de los incendios.
  3. Dotemos de medios suficientes a nuestros heroicos bomberos, ya que las temperaturas tan elevadas pueden ponernos en peligro constante y ellos saben lo que hace falta para que estemos a salvo.
  4. Tengamos sentido común y pensemos que no estamos solos en el mundo y que cuando encendemos un fuego, un cigarro o tiramos basuras en el monte estamos arriesgando la vida de adultos y niños indefensos. Está muy bien ser solidario cuando hay una catástrofe, pero es mejor evitar que ocurra.

26 Junio 2017

 

1 comentario

Archivado bajo Tonterias de Marina

Los Libros de Ani y el Fuego de la Intolerancia I – Los libros Quemados

Dedicado a Ana Adarraga y su fantástica librería ALIANA que hoy se ha convertido en la mejor librería de libros de cocina de Madrid y que en mi adolescencia fue mi segundo hogar. Librería Aliana 1 - Foto cedida amablemente por la Libreía Aliana (Madrid)

Era una mañana fría del 9 de Diciembre de 1977 y el teléfono sonó, lo recuerdo como si fuera ahora, mi amiga Ana me llamó y con la voz entrecortada me dijo – Marina la librería, han quemado la librería – ¿qué, cómo?…pero no puede ser… – Estamos aquí… todos – me dijo casi entre lágrimas – Voy para allá, ahora mismo. Salí disparada de casa. La librería era nuestro punto de encuentro, Ani la madre de mis amigas Ana y Arantza había conseguido crear una especie de refugio encantado donde se hablaba de historias maravillosas, de escritores amantes de la palabra y donde nunca estabas sola porque siempre te encontrabas amigos con los que charlar y compartir. Salí corriendo de casa y en cinco minutos estaba allí. Al acercarme pude ver a varios de mis amigos en la puerta y al llegar no podía creer lo que estaba viendo. Acabé, como todos, allí delante de la puerta de nuestra amada librería, llorando a lágrima viva sin poder encontrar una explicación para semejante desastre. Mientras estábamos ahí, incrédulos, como huérfanos a los que se les ha arrebatado una parte del alma llegaron unos desgraciados gritando: ¡Viva Cristo Rey y ahora os jodéis! Ignacio cogió un martillo y se fue hacia ellos pero su novia y su hermana se lanzaron a sus piernas y mientras le sujetaban con fuerza gritaban – Están provocándonos, ignóralos, están intentando provocarnos-. Luego me enteré de que había sido gente de ultraderecha del barrio que después de ir a celebrar el día de la Inmaculada Concepción, habían decidido quemar el foco donde se reunían los “rojos” del barrio. Hay que decir que Aní la propietaria de la librería era y es vasca y por supuesto tenía todo tipo de libros en su escaparate, desde libros que hablaban del País Vasco hasta el Diccionario de la Ultraderecha, pero, claro esa libertad de pensamiento era algo que las mentes pequeñas y cerradas de estos extremistas no podían entender. La situación se podía haber convertido en una tragedia. Otro de los amigos de la librería, Curro que vivía cerca, por la noche asomándose a la ventana había visto fuego en el escaparate y había llamado a los bomberos, que afortunadamente sólo tardaron unos minutos en llegar, sino todo el edificio podía haber ardido. Justo al lado había una patatería, una pequeña tiendecita en donde hacían y vendían patatas fritas al peso. La patatería tenía varios bidones de aceite y creo que bombonas gas butano así que todo podía haber explotado abrasando el edificio y a los vecinos de los pisos justo encima. Menos mal que los bomberos apagaron el fuego rápidamente, aunque no se pudo evitar que la mayor parte de los libros ardieran dejando un olor a papel quemado y a destrucción que tardaría bastante en desaparecer. En fin, un desastre. Ver todos esos libros quemados me produjo un dolor enorme a mis 16 años. Todas esas historias que llenaban mi vida de alegría, de aventuras, de amor, de tristeza, de conocimiento. Todas esas historias a las que tanto había costado a la gente de mi país poder acceder, estaban ahí sin vida, deshaciéndose en pequeños trozos negros y convirtiéndose en polvo como pequeñas mariposas abrasadas por el fuego. Pero no estaba sola en mi dolor y ese mismo día, con esa desolación que todos sentíamos se puso en marcha algo que me hizo descubrir lo mejor del ser humano, algo que se quedo en mi corazón para siempre: la solidaridad. Y así empezó la reconstrucción de la que os hablaré en el siguiente capítulo.

3 comentarios

Archivado bajo Historias de Fotos