Archivo de la categoría: Tonterias de Marina

Fuego de Vida y Muerte

Photo by USMC-090603-M-2016L-006

El fuego trajo la civilización, nos ayudó a convertirnos en lo que somos hoy. Dejamos de pasar frio, de comer carne cruda y nos ayudó a espantar a los peligrosos animales que nos devoraban. Gracias al fuego empezó el arte en las cuevas y su hipnótica magia dio lugar, posiblemente, al origen del sentimiento religioso. Nos dio luz para que pudiéramos sobrevivir y evolucionar. Todavía existen religiones como la de los Parsis que lo veneran. Siempre me pregunto cómo es posible que herramientas que son tan útiles para que nuestra vida sea mejor, se conviertan en un motivo de destrucción tan letal. El fuego sigue siendo un poder muy útil, pero al mismo tiempo conserva su aspecto sobrenatural ya que es una fuerza de la naturaleza que a duras penas podemos controlar.

Recientemente hemos visto como en Londres ardía la torre Grenfell, en un tiempo record, llevándose un montón de vidas por delante. También hemos visto en unas imágenes devastadoras de como en Portugal han muerto atrapadas en la carretera personas que horas antes estaban llenas de vida y de futuro. En Andalucía, en las cercanías del Parque Nacional de Doñana,  han tenido que desalojar hasta ahora a más de dos mil de personas. Han podido salvar a algunos animales pero no sabemos cuántos pueden haber perecido. Lo que ya se sabe es que uno de los pocos linces que quedaban, ha muerto a causa del estrés cuando intentaban rescatarle. No se sabe más ya que el incendio todavía está activo.

Esta situación me hace plantearme varias preguntas, la primera es ¿qué diablos nos pasa a los humanos? Dijeron hoy en las noticias que el 95% de los incendios son provocados por las personas, intencionadamente o por descuido. No hay que ser muy inteligente para darse cuenta que con el cambio climático, cuyas terribles consecuencias son imprevisibles, las temperaturas van a aumentar más todavía creando una sequía sin precedentes y aumentando el riesgo de incendios de forma considerable. Pero aun así no dejamos de votar a políticos que creen que el cambio climático no existe o a otros que por fin se ha dado cuenta de que existe, pero que les da igual porque sus políticas han destruido la posibilidad de abastecernos de energía solar, que haría que las emisiones de CO2 bajaran y por lo tanto el calentamiento global disminuyera.

Así que me pregunto ¿hasta cuándo vamos a votar a gente que destruye nuestro planeta? ¿Cuándo vamos a hacer una relación entre los políticos que votamos y sus políticas que facilitan que estemos llegando a temperaturas de 45ºC en junio?  ¿A qué estamos esperando para darnos cuenta del peligro para nuestras vidas y las de nuestros hijos?

Por otra parte pienso que los seres humanos en general somos maravillosos y cuando hay una catástrofe como en Londres, ayudamos con todo lo que podemos materialmente y espiritualmente. Lo que no entiendo es de dónde salen las personas que provocan un incendio. Hace poco me enteré que cuando en Seseña (Toledo) se quemaron cerca de 90.000 toneladas de neumáticos poniendo en peligro la vida de todas las personas que vivían en las urbanizaciones colindantes, todo fue por una venganza. ¿Dónde está la empatía en seres humanos que son capaces de poner en riesgo la vida de cientos de personas por una venganza personal? ¿Dónde está la empatía, o mejor dicho el cerebro, de alguien que se pone a quemar rastrojos sin tomar precauciones, para  que el fuego no se extienda y no quede la más mínima chispa cuando abandona el lugar? Por no hablar de los que queman el monte para sacar beneficio, sin pensar en las vidas que pueden estar poniendo en juego y todos los pobres animalillos que mueren abrasados por su avaricia. Luego están los excursionistas que a lo mejor tienen su casa brillante como “los chorros del oro” pero en el campo, que es la casa de todos tiran botellas que pueden provocar un incendio en un suspiro.

by NARA 515437

¿Tiene todo esto solución? Creo que sí.

  1. Votemos a partidos que promueven energías limpias y empecemos a relacionar a quienes votamos con lo que pasa después.
  2. Cambiemos las leyes para que los especuladores no se puedan aprovechar de los incendios.
  3. Dotemos de medios suficientes a nuestros heroicos bomberos, ya que las temperaturas tan elevadas pueden ponernos en peligro constante y ellos saben lo que hace falta para que estemos a salvo.
  4. Tengamos sentido común y pensemos que no estamos solos en el mundo y que cuando encendemos un fuego, un cigarro o tiramos basuras en el monte estamos arriesgando la vida de adultos y niños indefensos. Está muy bien ser solidario cuando hay una catástrofe, pero es mejor evitar que ocurra.

26 Junio 2017

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Tonterias de Marina

Clases de Inglés, croquetas y amistad

La educación para mi es algo sagrado, es lo que determina qué persona vas a ser. La educación te da la oportunidad de pensar y de tener un criterio propio. No importa si estás enseñando inglés, historia o física, tu obligación como profesor es hacer pensar a tus alumnos. Este es un homenaje a mis alumnos y a sus padres que apostaron por la educación.

Las deliciosas croquetas de Tere. Foto hecha por su hija Irene Sanz.

Las deliciosas croquetas de Tere. Foto hecha por su hija Irene Sanz.

  • Mira Marina, he preparado unas croquetas y como sé que te gustan tanto te he guardado unas cuantas ¿quieres un refresco o un café?
  • Gracias Tere, un refresco estará bien.

Cuando llevas horas dando clase de inglés en casas diferentes “te he guardado unas croquetas suena a música celestial”. Y con una sobrecarga de trabajo enorme, cuidando de varios gatos rescatados, dirigiendo teatro, trabajando en una revista para la enseñanza del inglés y durmiendo lo mínimo, suena mejor que música celestial, suena como si los mismos ángeles te hubieran preparado un delicioso plato de croquetas*, que además se parecen a las que te hacía tu abuela.

He dado clases de inglés en campamentos, clases de español a ejecutivos, clases de inglés a adolescentes que solicitaban profesores durante el verano para intentar aprobar en septiembre; pero lo que realmente ha sido importante para mi han sido un puñado de alumnas/os a los que he dado clases particulares. Ahora han crecido, algunos han colaborado con Nick y conmigo de formas diversas cuando empezamos la revista Think in English aportando sus ideas, sus fotos y su trabajo. Sin su cariño y su ayuda mi vida habría sido francamente difícil. A todos les conocí cuando tenían entre 8 y 14 años aproximadamente. Todos aprendieron inglés, a veces me pregunto cómo, porque cuando empecé a dar las clases yo no era ninguna experta, pero supongo que suplía mis deficiencias con el entusiasmo que intentaba transmitirles, de lo maravilloso que era poder comunicarse con gran parte de la humanidad. Sus madres eran adorables siempre ofreciéndome cariño, comida y con una paciencia infinita con mis constantes cambios de horarios y mi falta de puntualidad.

Mis alumnas/os estudiaron y aprobaron sus carreras de ingeniería, medicina, traducción, trabajo social, publicidad, periodismo, turismo; y sé que para la mayoría el saber inglés ha sido un factor determinante en su profesión. Sus padres entendieron que era un trabajo a largo plazo y de enorme constancia y aceptaron mi propuesta. Estuve impartiendo las clases durante años, asistiendo a como esos niños y niñas iban creciendo y convirtiéndose en mujeres y hombres. Tengo que agradecerles tanto a sus padres como a ellos que me dejaran participar en sus vidas y ser un poco su Mary Poppins particular. Pero yo aprendí mucho de ellos, de su implicación, de su ilusión; aprendí mientras les enseñaba y luego ellos me enseñaron, con una paciencia infinita el funcionamiento de este nuevo mundo de tecnología que tanto me cuesta y algunas cosas más. También me enseñaron que lo que hace que un niño/a aprenda no es que tú, como profesor/a sepas más que nadie, sino qué realmente te importe que esa persona que se pone en tus manos para aprender termine amando lo que le enseñas. Algunos/as han terminado siendo mis amigos y aunque ya casi no les veo  sigo en contacto con ellas/os viendo como se casan, o se emparejan, tienen niños, trabajan, luchan y viajan comunicándose con personas de todas partes del mundo. Me siento muy orgullosa de ellas/os,  de que hayan formado parte de mi vida, de todo lo que me han enseñado y de todo el cariño que me han dado. Desde este pequeño rincón de la galaxia quiero enviarles este mensaje de agradecimiento, mientras sonrío al recordarles, a todas/os ellas/os.

Noviembre 2016

* Aunque en el texto hablo de las croquetas de Tere, también estaba el delicioso salmón marinado de Mari y los sandwiches y otras delicias que me prepararon con cariño.

Deja un comentario

Archivado bajo Tonterias de Marina

La Burbuja Móvil – Phubbing Hell!

Fotografía de Almudena Cáceres

Fotografía de Almudena Cáceres

Creo que me estoy haciendo mayor porque de verdad no entiendo nada de lo que veo a mi alrededor. El tema de la tecnología me supera, quizá el hecho de que no la domino puede ser parte del problema, pero aun así no entiendo la relación que los humanos tenemos con ella. En las clases de teatro te enseñan a expresarte y a dirigir tus emociones para comunicarlas a los demás, aunque uses esas enseñanzas básicamente en el trabajo de actor o actriz, eso también te hace replantearte tu relación con el resto de los seres humanos. Si eres una persona tímida, aprendes a romper esa barrera para comunicarte, aunque te cueste y cuando lo consigues te sientes mejor. Me gusta ver a mis amigos, mirarles a los ojos, tener una conversación, darles un abrazo y  un beso de despedida. Todos estamos muy ocupados y por supuesto estamos en contacto gracias a las redes sociales pero para mí eso no es lo ideal. Tras esta reflexión salgo a la calle y me encuentro con una infinidad de cueros cabelludos, gentes sin rostro que viven doblad@s y pegad@s  a una pantalla,  amigos reunidos en una terraza que no hablan entre sí, incluso amigos que hace tiempo que no se ven pero que se sientan en un restaurante para comer y dedican la mayor parte de la comida a contestar sus mensajes o vete a saber qué; jóvenes amantes que en vez de estar comiéndose a  besos ni siquiera se miran a los ojos o parejas aburridas de sí mismas que encuentran una escapatoria hundiéndose en las profundidades de la red para no enfrentar su hastío. Algunos sociólogos dicen que esta obsesión está motivada por el miedo a ser excluido pero al final terminamos no participado en la vida real.

No estoy en contra del progreso, no estoy en contra de la tecnología porque entre otras cosas sirve para curar a la gente o para desenmascarar la corrupción entre tantas otras cosas, pero si estoy en contra de que se haya convertido en una nueva religión, es decir en una nueva fórmula para no pensar, para tener la mente ocupada a todas horas y no enfrentarnos a nuestra propia existencia. Cada vez hay más atropellos causados por gente que no deja de mirar su móvil cuando cruza una calle o accidentes porque él o la que conduce está pendiente de su wassap. ¡Es el colmo del absurdo poner en peligro tu existencia y para hacerte un selfie al borde de un acantilado, calcular mal y caerte! Tengo que reconocer que dedico tiempo a las redes como todos y sonrío con las fotos de gatitos como la que más, pero os aseguro que intento encontrar un equilibrio, aunque cada vez resulta más y más difícil. No sé a dónde va a llegar todo esto. ¿Somos nosotros los que dominamos a las máquinas o son ellas las que nos van  dominando a nosotros poco a poco? Sé que lo que estoy diciendo no es nada original y probablemente mi forma de ver las cosas tiene que ver con mi edad, pero de verdad creo que estamos perdiendo algo, aparte de tiempo, algo que tiene que ver con pensar, imaginar, soñar despiert@, algo que se encuentra en la profundidad de nuestra alma, algo que nos ha hecho mejorar y buscar respuestas a las eternas preguntas ¿quiénes somos? ¿de dónde venimos?¿a dónde vamos?. Y ahora viene la ironía del asunto yo he publicado esto en el blog y si lo lees es porque estas utilizando las redes sociales, sino no lo hubieras visto. ¡Vivo en un mar de contradicciones!

Deja un comentario

Archivado bajo Tonterias de Marina

El Ojo Rebelde (reflexiones en un día negro)

 

Barañain (Navarra) Graffiti  by Zarateman

Barañain (Navarra) Graffiti by Zarateman

Ese niño en el agua está muerto…muerto y nadie hace nada, nada, nada y un loco coge un jodido rifle de asalto, entra en una fiesta y mata…mata…mata y nadie hace nada, nada, nada…y torturan a perros y gatos de formas horriblemente inimaginables y nadie hace nada, nada, nada…y la gente es expulsada de sus casas, de sus vidas, de su pasado, de su historia y nadie hace nada…Miento, la gente hace, la gente grita, llora, salva, intenta, acoge, abraza, pero hay un muro de hierro que protege a los que no quieren que se haga nada.

No quiero este dolor, no quiero este peso que me aplasta. ¿Podría elegir no ver? Mi ojo se ha revelado, no quiere ver, y yo le digo:  lo siento querido, aunque no veas lo sabes…lo sabes…lo sabes.  La historia es demasiado pertinaz, demasiado cruel, permanentemente escrita por los vencedores. La historia habla de números…protejámonos con la historia…protejámonos con los números, los hechos, los datos y así no veremos el dolor, no oiremos los gritos y podremos vivir nuestras pequeñas historias, importantes historias, nuestras historias. Pero en el fondo muy en el fondo la angustia se clava, se adueña de nuestras pequeñas vidas. De tu vida, de mi vida de todas nuestras vidas porque aunque mires para otro lado…lo sabes…lo sabes…lo sabes.

12-6-2016

Deja un comentario

Archivado bajo Tonterias de Marina

EL 8 DE MARZO DIA DE LA MUJER (FURIOSA)

The future is unwritten; know your rights. (The Clash)

The future is unwritten; know your rights. (The Clash)

 

Ayer al despertar tenía un humor de perros que hice pagar al pobre Nick que terminó huyendo de mi como de la peste . Luego estuve viendo el programa de Salvados sobre la capitana Zaida Cantera acosada sexualmente por un teniente coronel en el ejército y el Objetivo de Ana Pastor sobre la situación laboral de la mujer en España y mi rabia iba en aumento. Afortunadamente me di cuenta de que esa rabia y frustración no era por culpa de Nick sino de que después de haber estado toda la vida apoyando la igualdad de derechos de las mujeres, incluso escribiendo y dirigiendo obras de teatro, que esperaba que como un grano de arena contribuyeran a dejar una pequeña huella para cambiar las cosas, viendo la situación en la que se encuentra la mujer hoy en día siento que no se avanza. Ya no es ni siquiera la injusticia de los salarios más bajos, el tener que elegir entre tener hijos o una profesión, el techo de cristal, la falta de guarderías, la falta de ayudas para la dependencia etc. de occidente (especialmente en España, que es lo que conozco), es que en algunos países la situación llega a un odio tan recalcitrante hacia la mujer, que es verdaderamente insoportable y no lo entiendo. ¿Por qué nuestra inteligencia y nuestra libertad da tanto miedo a algunos hombres? ¿Por qué la sensación de poder es tan importante para ellos que solo machacando a las mujeres se sienten hombres?
Por lo que sea, las ideas que recibí de mi familia, educación, amig@s, y yo misma (lo que he leído, aprendido y vivido) nunca he pensado que los hombres son mejores que yo, si que he podido pensar que algún hombre o alguna mujer es mejor que yo por sus cualidades, su conocimiento o su comportamiento. Así que no entiendo nada de este mundo que me rodea, no se…puede ser que me este haciendo mayor!
9 marzo 20015

2 comentarios

Archivado bajo Tonterias de Marina

Desencuentro

Domestic Bliss by Matthew Vazquez

Domestic Bliss by Matthew Vazquez

La educación que recibimos hombres y mujeres en cuanto a las tareas domésticas es absolutamente frustrante. En general hablo de la gente de mi generación pero creo intuir que en las nuevas generaciones las cosas siguen un poco igual y en algunos casos, peor. Y no sólo con el tema doméstico. Si las jóvenes y no tan jóvenes de ahora hubieran visto como tenía mi madre y las mujeres de su generación la espalda y los pies por llevar tacones quizá se pensarían un poco más lo de los tacones de aguja. Pero volviendo al tema doméstico, se educa a las mujeres, sobre todo en este glorioso país para que no puedan encontrar descanso hasta que la casa donde viven esté limpia. No importa si trabajas fuera o no, no importa si estás agotada, si has dormido solo cuatro horas o si el periodo hace que tu mal humor y tu dolor te conviertan en una auténtica bruja, el salón está sin recoger y tú no puedes quedarte en paz si la caja de quesitos vacía no está en el contenedor de papel que le corresponde. Por supuesto esta actitud busca un reconocimiento por parte de la persona o personas con quién compartes la casa. Si compartes la casa con tu marido o pareja masculina ahí tenemos el conflicto porque a él le han educado para tolerar bastante más la suciedad y sobre todo el desorden salvo casos excepcionales y sobre todo le han educado para no ver ni registrar cuando está limpio o sucio. Su neurosis no está enfocada en la casa y su estado, como la de su mujer, su neurosis esta enfocada hacia el trabajo. No importan las horas que haya que estar trabajando, no importa lo agotado que esté, no importa si solo ha dormido cuatro horas o si le duele la cabeza o si el mal humor por la situación le hace convertirse en un bastardo exigente. El trabajo es lo primero. Para ella él es un workalcoholic sin remedio que no muestra ningún aprecio por su intento de hacer de la casa un sitio agradable donde descansar y para él ella es una neurótica irritable que le da demasiada importancia a algo tan insignificante como que el salón esté recogido. Para él ella es una obsesiva del orden y la limpieza y nadie va a morir porque queden tres platos y una caja de Kellogg’s vacía en el salón. Este sistema es un mal sistema y solo se puede cambiar desde la educación de los niños. Pero yo me pregunto ¿Cómo se va a cambiar la educación de los niños si ellos tienen en casa estos patrones que se repiten una y otra y otra vez? Es la mirada del mundo la que tiene que cambiar. Educar en que es importante que el trabajo este hecho sin matarse porque si no tienes una casa donde puedas relajarte no merece la pena tanto trabajo y viceversa, para qué es necesario que la casa este impecable si luego tienes un humor de perros porque no has podido descansar y todavía te queda trabajo por hacer. Para mi generación la única solución posible son los compromisos e intentar comprender porque actuamos como lo hacemos, pero para las nuevas generaciones sería muy bueno intentar algo diferente. No sé, supongo que vamos evolucionando, quizá me falta paciencia pero veo que todo cambia superficialmente y sobre todo con la crisis y la vuelta al “hogar” de muchas mujeres volvemos a las viejas costumbres. ¡Una pena!

Deja un comentario

Archivado bajo Tonterias de Marina